miércoles, 3 de febrero de 2016

Chemtrails

A quien corresponda o interese:
Casi cada mañana me gusta recibir al amanecer en mi terraza.
En estos años he aprendido a reconocer los olores, sonidos y colores: los despertares que produce la llegada de la luz.
Y en quietud (cuando me resulta posible), suelo mirar arriba...
Me sé de memoria los horarios de los aviones que llegan o salen del aeropuerto de Almería. Por eso sé reconocer una anomalía. Algo que rompe la cadencia acostumbrada, y alguna vez, me he sorprendido con estelas, que rompen los principios de aerodinámica, pero no me había atrevido a fotografiarlo, porque :" para qué..."
Pero hoy he querido hacerlo.
A pesar de que no soy una experta en el tema, he sospechado que las estelas superpuestas, y muy, muy, cercanas a mi terraza, corresponden a una fumigación.
Y he pensado en los chemtrails (estelas químicas); de las cuales no sé mucho, sólo que ya no son sólo agricultores, meteorólogos, y gente preocupada, los que lo denuncian. También hay algún ayuntamiento, valiente que se ha atrevido a hacerlo.
Reconozco que no tengo mucha información sobre el tema. La que te puede proporcionar Google si pones: "denunciar chemtrails, España".
Pero esta mañana tengo mis fotos. Tomadas a las 8:20. Y os tengo a vosotros, (por favor, permitidme el neutro).
Si alguien sabe qué hacer, cuál podría ser el siguiente paso que se podría dar, que cuente conmigo.No quiero ser cómplice por omisión, o conformismo.
¡Gracias!

lunes, 9 de noviembre de 2015

Koan

Me fascinan las palabras, el significado de ellas, y lo que supone articularlas.
En esta búsqueda incesante, de reconstruirme a través de las mismas, leo, escucho, escribo…
Y a veces, juego.
También resuelvo enigmas, me dejo llevar por lo que me transmite un haiku, o voy más allá, y me busco un koan.
Pero;  ¿qué es un koan?
Es una especie de enigma, que no hay que resolver, sino pensarlo, para apoyarse en él, ya, que para cada persona, tendrá un significado distinto, según su mapa mental,  y el desafío vital por el que esté atravesando
 Y si no hay que resolverlo; ¿qué es, entonces lo que hay que hacer…? ¿Cómo utilizarlo?
(Si me permitís, y con todo respeto, a este interesante arte japonés, voy a resumirlo, según mi propio entender, e intentar definirlo con metáforas):
Un Koan, puede ser esa llave, que abre la puerta siguiente, en tu desarrollo personal….
Unos zapatos, adaptados que te ayudan a seguir el camino.
El hilo de Ariadna, que tira de ti, para sacarte de un laberinto.
Una pista, un guiño, un golpe de abanico, cuyo significado sólo por ti es conocido, interpretado, asumido.
Es algo tan personal, tan íntimo, y subjetivo, que como las láminas de Rochas, sólo para ti, tiene un sentido.
Su sentido y tu voluntad de seguir creciendo como persona, hace que un ensarte de palabras, pueda definirse como un Koan.
Otras culturas, tienen también sus  “koans”. Pero hoy, he querido pasearme por Japón, y ojear por los eslabones de su milenaria sabiduría.
Por favor; ¿me regalas un Koan?
Gracias

martes, 6 de enero de 2015

Globo Negro

Ocurrió hace ya muchos años;
Cuarenta y cinco, nada más,  y nada menos.
Me encontraba yo viviendo en Madrid, en casa de mi abuela, cuando un tío mío; junto con su novia, decidieron hacerme un regalo, un regalo imposible de olvidar, aun con el generoso pasar del tiempo. Me llevaron a la cabalgata de reyes. Y mi tío Jesús, se gastó todo su dinero; un duro, para comprarme algo que me tenía fascinada: Un globo.
Yo nunca  había visto esos globos tan bonitos, tan coloridos, tan verticales.
Y como yo no paraba de mirarlos, la pareja de novios, cuchicheó algo y me preguntaron si quería uno.
¿Cómo no iba a quererlo? En aquella época yo no era consciente de que ellos invertían todo su capital en la sonrisa admirada, de una niña de cinco años.
Cuando nos acercamos al "globero", mi tío me preguntó que cuál quería:
- !El negro! - Dije sin dudar-.
"¿El negro...?" La pareja se extrañó ante mi gusto tan poco convencional e insistió que había otros, de muchos colores, más bonitos, divertidos...Pero no me preguntéis porqué, yo quería  ese globo negro
En esa mágica noche, donde la gente, gritaba excitada que "ya vienen los reyes". Entre el apretujamiento y la emoción colectiva, debió de abrirse el puño de mi mano. En un segundo,  noté como el fino cordel se deslizaba de mi palma; rápido, sin permiso, sin retorno...
Me quedé impresionada, asustada, de ver mi globo izarse hacia arriba. Tenía la infantil esperanza de que mi tío lo rescatara, de que el globo volviera...
Imposible tarea.
 Sólo me quedaba contemplar extasiada el cielo.
Entre enfadada, y sorprendida, mis ojos, se quedaron prendidos de aquel globo negro . Vi asustada, que se elevaba sin límites, sin fronteras, sin miedo
Tuve ganas de llorar, pero me daba vergüenza. Me sentí  mal. Por varias cosas. Entre ellas de que hubieran gastado en mí todo su dinero. Vi en sus caras cierta decepción, y empecé a reprocharme el haber abierto mi mano
Nadie me había dicho, que los globos de Madrid, si los sueltas, se van al cielo. 
En mi breve experiencia de vida, era la primera vez que tenía un globo con helio.

La gente miraba mi globo, que ya no era mío...
Lo señalaban  con el dedo, hasta que se hizo muy pequeñito; sólo un punto, negro.
Esa noche lloré en mi cama.
En silencio.
Lloraba por mi torpeza, por esa absurda  pérdida,  sin yo quererlo.
Sé que no duraría mucho mi desconsuelo, porque como la mayoría de los niños me despertaría al día siguiente, con algún regalo en el suelo.
 ¿Qué me trajeron aquel año los reyes... ? 
Ya ni me acuerdo. He  olvidado, muchos regalos, muchas cabalgatas, pero jamás a mi globo negro
Que sin avisarme que volaba, sin despedirse se quiera, se marchó por los cielos
Se empeña, fielmente, en aparecer por mi mente, con su color y  su vuelo, cada  5 de enero.
su regreso;  provoca ya en mí  una sonrisa, una reflexión , un bonito recuerdo.

Él me enseñó, luego, que es mejor abrir las manos, soltar... que las pérdidas suceden en esta vida; sin remedio.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Encuentro


      En estos días de Navidad, decidí conocer a una persona.

        Conocerla de forma presencial, pues ya la conocía a través de su valioso legado a la humanidad, en la ofrenda y preservación del Fondo Kati.

     También la conocía porque en este pasado agosto,
lo escuché recitar sus inolvidables versos.

     Quedé para desayunar con Ismael Diadiè; en un típico lugar de Granada.

     Respira Ismael, una palabra poética; limpia, pura, contundente...
    Forjada en cada verso, a golpe de sed, de silencio, de dolor, de amor, y de muerte.
    De "espantosas y perplejas vivencias "como refleja esta estrofa de su poema minimalista:

             "como la noche y la nieve;
              como la mar y la espuma..."

   De su Terceto para el  final de los tiempos.

   Pude recordarlos, al estar a su lado, comentar su trascendencia y lo que produjo en mí, el escucharlos.
    Recordé también, cómo se conmovió, el público congregado, el pasado 19 de agosto en la Zubia, para el Recital de Poesía en el Laurel y cómo aplaudió, agradecido; a sus versos, su exilio, su persona...

     Al confesarle las sensaciones que me produjeron sus poemas,  acabamos hablando de filósofos, de poetas y de la mística española. Del silencio, de la importancia del silencio en la actividad creadora

     Fue un tiempo también para  preguntas ... Algunas quedaron respondidas, otras quedan reposando en el alma, madurando en silencio,  hasta dar a la luz su respuesta. Si es que la tiene...

     Había ido muy emocionada a nuestra cita,  para nuestro encuentro, y quedé encantada.
     Nos encontramos, y reconocimos  como personas, como seres humanos, que compartieron unos momentos profundos, llenos de significado.

     Dentro de pocos días, su libro; Zimma, verá la luz, y será todo un honor beber de esa fuente del saber.
     Gracias Ismael, por tu sonrisa, por tu generosidad, por regalarme semillas de sabiduría que espero que sigan germinando en mí.

                     Tus ojos sólo tienen 57 estaciones de lluvia...

                      ¡Gracias por dejarme admirar en ellos...!

lunes, 7 de julio de 2014

Terminator; el gen que autodestruye la semilla...

Queridos amigos;

Quiero compartir con vosotros, una preocupación que últimamente me ronda por dentro.
 
Ya no se trata de qué comemos, y cómo lo hacemos, si no de qué comerán nuestros descendientes...Cómo lo harán...
 
Hoy quiero denunciar públicamente el abusivo y en mi opinión; el  poco ético comportamiento empresarial de la corporación Monsanto.
 
A veces es mejor ir directamente "al grano"...
 
Ayer;  venía de Adra; en dirección Roquetas de Mar, y al ver el cartel publicitario de esta multinacional; me volvió a reconcomer por dentro la sensación de impotencia, por el maquiavélico modo operandis de estas grandes corporaciones  que se atreven a hacer semejantes transgresiones al medio ambiente, y atentar, sin temblarles el pulso; contra el desarrollo sostenible del planeta.
 
 
Confieso que me faltan las palabras y que tampoco soy una experta en la materia, por eso, os dejo directamente con un par de vídeos que si tenéis tiempo, os ruego que visionéis.
 
En el de "David contra Monsanto" sé que es largo, pero si lográis llegar a los segundos, donde se expone el  tema del gen "terminator"  a más de un@ os sobrevendrá un escalofrío al vislumbrar, sus posibles repercusiones sobre el futuro  alimento de la humanidad.
 
Yo de momento, no consumo nada, etiquetado con un OMG,( al menos conscientemente) .
Sé que no es suficiente...
Por eso; también he querido apoyar a todas los miles de personas que están divulgando este tipo de atropellos; contra el medio ambiente y la humanidad, escribiendo este post.
 
No estamos tan desprotegidos; tomar consciencia es un gran paso!
 
Parémoslo ahora que todavía estamos a tiempo!!!
 
Gracias!

Como siempre; espero vuestras aportaciones!!

https://www.youtube.com/watch?v=LdIkq6ecQGw