miércoles, 6 de diciembre de 2017

Premio Nobel Literatura 1996
Wislawa Szymborska
Premio Nobel Literatura, 1996.
Esta maravillosa poeta, Wislawa Szymborska; sencilla, inteligente,  valiente...pero en mi opinión, bastante desconocida, merecería una o varias entradas sólo para ella, sin embargo, de momento, va a ser uno de sus maravillosos poemas el protagonista de este post. 

Es un poema que Szymborska hace a la fantástica Ella Fitzgeral, a la que admiraba y con la que disfrutaba escuchando sus canciones. 

La Premio nobel debió imaginar un posible dialogo interno en Fitzgeral. Uno de esos muy probables que se nos cuelan por la mente producto de una sociedad que nos esquizofreniza, haciéndonos enfocarnos en lo que nos falta, en vez de lo que tenemos. Creándonos esa sensación de insatisfacción...esa frustración que nos hace olvidar la gratitud por lo que sí somos o sí está a nuestra disposición. 

Este es el trascendental poema (una oración-poema-) que tanto me gusta, que tanto significa, que tanto nos exhorta: 
Ella Fitzgeral




Ella Fitzgeral en el cielo:

«Le rezaba a Dios,
le rezaba ardientemente,
para que hiciera de ella
una feliz chiquilla blanca. 
―Y si ya es tarde para esos cambios, 
Pues al menos, Mi Señor, mira cuánto peso ―.
Pero el misericordioso Dios, dijo, No.
Simplemente, puso la mano en su corazón,
le miró la garganta, le acarició la cabeza.
―Y cuando todo haya pasado—añadió—,
me llenarás de júbilo viniendo a mí,
mi alegría negra, mi tonel cantarín».


https://www.youtube.com/watch?v=NzSxvyX3QfA

miércoles, 7 de junio de 2017

TAUROMAQUIA


Hoy, en mi correo electrónico, me ha entrado una notificación del área de cultura de mi ayuntamiento, ya que estoy suscrita a las notificaciones de actos culturales. Y, en dicho correo, había un cartel anunciando la próxima novillada. O sea, una corrida de toros. Y se ve en el cartel, cómo no, al toreo toreando, y al toro embistiendo al capote, con una banderilla ya clavada en los lomos, o médula...
Y me ha dado pena. Y he respondido, con todo respeto, al responsable de comunicaciones que para mí, eso no es cultura; es CONTRA-CULTURA. 

Recuerdo, hace ya bastantes años, en un viaje que hice por Grecia, que fui a ver el palacio de Knossos, testigo ocular, y fiel, de la civilización minóica. 

Era fascinante ver todo lo que todavía queda en pie gracias al descubrimiento de sir Arthur Evans en el año 1900. 
Casi 5.000 años después (muchísimo tiempo), los murales, fieles testigos nos cuentan los inicios de la tauromaquia. 
Un arte, el hombre (y la mujer también), frente al toro. Sin armas. Un tú a tú, en el que el atleta se enfrentaba al toro, con sus acrobacias y sus cuerpos atléticos (la taurocatapsia).
Ha ido pasando el tiempo, y con él, culturas y civilizaciones... 
Quizá el Circo romano, salpicó de sangre nuestros gustos. Y hoy, no es un césar el que con el pulgar decide si se le perdona la vida al esclavo, o al gladiado. Es otra "autoridad" quien decide si se entrega al torero el rabo, una o dos orejas. 
¿Podemos clasificar esto en "cultura"? 
¿Cómo nos verán generaciones venideras...?
Ya lo dijo Ghandi: "Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales". 

jueves, 1 de junio de 2017

Almería

Almería;
siempre tuya,
siempre mía:
Útero, amanecer,
horizonte…   

Habité en tus moradas
llenas de luz y de dátiles.
Y en tus doradas alcobas
me arrullaron tus mares.

Me bañé en tus aguas
rebosantes de azul y de aires,
mientras me alumbraban tus ojos,
cobijándome.

Almería:
Cálida, abierta, acogedora;
paseando por tus orillas
me atreví a cruzar umbrales.

Tus brazos me acogieron 
como los de una madre,
y amamantaron tus pechos
mis desconocidas hambres.

Almería;
siempre tuya, siempre mía,  
llora mi alma
por no querer salir de tu vientre,
por tener que marcharme..

Almería
Volveré a ti, alguna vez,
porque entre tus plazas y rincones
dejo escondida una llave

jueves, 4 de mayo de 2017

CLUB DE LECTURA ON LINE

¿Te has preguntado alguna vez, cómo se sentiría algún escritor, de otra época, si después de haber dejado su maravilloso legado al mundo, pudiera escuchar el corazón de sus lectores...?
Yo, sí.  Sobre todo, pienso, en aquellos escritores a los que no les llegó el merecido reconocimiento en vida. Más de una vez, me he preguntado qué sentirían si supieran que sus palabras, perduraban, emocionaban, inspiraban…
No pretendo ni mucho menos, compararme con algunos de esos grandes de la pluma y de las máquinas de escribir. (Permitidme usar, alguna vez, el neutro). 

Esta reflexión, va, de lo inmensamente agradecida que me siento por las aportaciones que los lectores y lectoras me estáis haciendo sobre Onéresis: La Palabra Secreta…), en vivo y en directo, casi a diario.
Una de las emocionantes ventajas que tiene vivir en la era tecnológica es el contacto casi directo entre autor/a y lector/a. Y desde aquí, algo inexpertamente, (no lo sé), propongo iniciar un pequeño Club de Lectura On Line, sobre Onéresis, en el que como autora (una servidora), invito a los lectores a expresar aquellas reflexiones, sensaciones, etc, que estéis recibiendo o hayáis sentido al leer la novela. Cualquier crítica es bienvenida, siempre que sea desde el respeto.
¿Qué os parece?
Te invito a participar.
Deja tu comentario sobre ONÉRESIS

¡Mil gracias!

viernes, 10 de marzo de 2017

ONÉRESIS (La palabra secreta..)

Sinopsis de ONÉRESIS 


             Cuando Miel se entera de que en alguna parte de Marruecos hay un cuentacuentos que resuelve los misterios del corazón, decide ir en su búsqueda.
           En su aventura personal, se le repiten situaciones que, hasta que no las reinterpreta y les da un nuevo sentido, le angustian, llenando de ansiedad su mundo interior.
             Buscando respuestas a sus interrogantes, se abre a otras experiencias, algunas apasionantes, y, al hacerlo, se van desvelando sus secretos.
             En su viaje va descubriendo sus limitaciones, sus fuerzas, sus miedos: su propia voz.
           En la soledad del desierto, se encuentra con la persona que le acompañaba y le acompañará siempre, y con la que se reconcilia: ella misma.
           Entre versos, experiencias y silencio, Miel va resolviendo sus enigmas. Sintiendo cosas nuevas, comprendiendo…
           Esta novela es una invitación a entender que las fronteras y los dragones suelen estar dentro de nosotros, en las tierras prohibidas del corazón.
             Esta historia es muchas historias, algunas de ellas no se cuentan, sólo se esbozan, se entregan libres a la imaginación del lector.
             Onéresis es una puerta abierta. Una emocionante aventura de descubrimiento personal. Una historia de Amor. Un canto a la vida.
             La novela vuela entre metáforas, símbolos, y versos para dejar que fluya el lenguaje del alma. El propio lenguaje que genere en cada lector:

             Quizá, incluso, una palabra secreta...