jueves, 25 de febrero de 2016

Niño soldado

Me duele verte...
Me constriñe el alma, saberte, sin poder ayudarte.
No puedo ignorar que lates por algunos rincones de mi planeta, aunque lo olvido constantemente.
Es demasiado doloroso saber de ti
Eres un niño soldado… y  encaramas un pesado fusil, por miedo, o para sobrevivir.
A veces te drogan para que te resulte más fácil matar; o te violan…
Un día, podría ser, a lo mejor alguien lograra devolverte la libertad. Sin embargo tu inocencia; ¿Quién la restaurará...?
Mi cobardía, me llevó a aplazar más de un año, ver una película que te mostraba: 
Beasts of No Nation.

Y vi mutilarse tu sonrisa,
empañarse tus ojos,
endurecerse tu mandíbula,
desagarrarse tu garganta,
Niño soldado: 
Antagonismo atroz de palabras...

 Sin embargo, hoy, quiero hablar de ti. incluirte como parte de mí, porque como clamó aquel poeta:
«La muerte de cualquier persona me disminuye, así pues, no preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti».
JOHN DONNE (1572―1631)

Una nueva razón ha surgido: el paraíso.
Una nueva categoría: Cachorros del Califato.
Y siento escalofríos…
ISIS, ya no tiene que secuestrarte, basta su extorsión: de que si mueres matando, vas a salvarte.

¿Qué puedo hacer...? 
De momento; sólo pedirte, perdón...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Alúmbrame un poquito... Gracias